Publicado: 12 de Enero de 2020

Cuando una pareja con  hijos se separa, no se rompe la familia, como muchas veces solemos pensar. Necesitamos distinguir entre el vínculo familiar y las relaciones entre los miembros de la familia. Las relaciones entre los miembros de la familia pueden ser más o menos cercanas. Puede incluso no haber ninguna relación entre los miembros de la familia, y seguir intacto el vínculo. En muchas ocasiones los Psicólogos se centran en la relación y trabajan para que los miembros de la familia se lleven bien, pero no prestan atención al vínculo, al orden que debe existir en la familia para que cada uno ocupe su lugar y encuentre su calma. Ocupar nuestro lugar como miembros de una familia, nos genera paz y bienestar personal. Muchos problemas y síntomas vienen de que la persona ocupa un lugar que no le corresponde. Ej. Es muy probable que la persona sufra, si en lugar de ocupar su lugar como hij@, ocupa el lugar de padres de sus padres, juzgándolos, educándolos o rechazándolos y sintiéndose huérfano. Seguro que hay muchos motivos para ocupar un lugar que no es el nuestro, pero la vida no tiene ninguna condescendencia. La vida es. Y si no la asumimos, será mucho peor para nosotr@s. 
Te invito a que descubras cuál es tu lugar en tu familia de origen. Si existe un orden, a este respecto, es muy probable que tu vida mejore para bien.